Agua y electrolitos - Nutricionista Majadahonda Madrid

Agua, electrolitos y equilibrio ácido básico

Buenos días, hoy quiero tratar de explicaros de forma sencilla como funciona en nuestro organismo el agua, los minerales y que es el equilibrio ácido básico. Muchas personas sufren retención de líquido, algunas piensan que es exceso de grasa y sus valores de grasa son normales. Los deportistas pierden durante el ejercicio electrolitos, que deben recuperar con la ingesta de líquidos que los contnegan. De ahí la importancia de la nutrición deportiva.

El agua

Como sabéis el porcentaje de agua en nuestro organismo es alto, cuando nacemos entorno al 80% de todo nuestro cuerpo es agua, en el trascurso de la vida van cambiando estos porcentajes, por ejemplo un adulto que esté delgado rondará el 65% y una persona con obesidad el 50%. El agua corporal total principalmente se distribuye de esta manera, dos terceras partes se encuentra dentro de nuestras células y una tercera parte fuera de la célula, se conoce como agua extracelular. Esta agua extracelular corresponde al agua y las moléculas disueltas en el plasma, linfa y líquidos intersticiales.

La distribución del agua

La distribución de toda esta agua en el organismo varía por distintos motivos, pero la cantidad total normalmente es estable. Como se distribuye esta agua viene condicionada por los minerales que consumimos en la dieta, por cuestiones hormonales y orgánicas. Como se regula toda esta agua es un complejo mecanismo dinámico. De forma sencilla os explicaré que dentro de la célula el mineral predominante es el potasio y fuera de la célula el mineral predominante es el sodio. Este conjunto se llama bomba de sodio/potasio. Que haya un equilibrio de la cantidad de estos minerales es fundamental para un buen funcionamiento dinámico.

Nuestras células que abundan por millones en nuestro organismo disponen de una membrana lipídica (grasa) que no es permeable completamente, los líquidos y las sustancias la atraviesan según las presiones y la composición, se conoce como osmolaridad. Deciros que una osmolaridad o tonicidad normal está en estos valores 280-300 mOsm. En el equilibrio hídrico además de estos minerales principales intervienen diferentes órganos como es el riñón, el cerebro y el tubo de digestivo. Que secretando hormonas ponen en marcha la formación de orina o retienen líquido.

Es importante resaltar que las proteínas también forman parte en este equilibrio pues ejercen presión y mantienen el agua adentro de la célula.(Presión oncótica). Destacar que una osmolaridad menor de 280 mOsm/l suele indicar exceso de agua y un valor superior a 300 manifiesta carencia. 

Los electrolitos

En el organismo tenemos diferentes y diversos minerales, entre ellos se encuentran el calcio, el magnesio, el fosforo, el potasio, el sodio, etc. Voy a hablar de algunas características y funciones de ellos, los electrolitos son los encargados de la función fisiológica, del metabolismo celular, la función neuromuscular y el equilibrio osmótico.

El calcio

Casi todo el calcio se encuentra en nuestros huesos pero hay una pequeña cantidad que circula por nuestro organismo. Regula la trasmisión nerviosa, la concentración muscular, interviene en la formación de nuestros huesos, es vital en la coagulación sanguínea, los movimientos en el intestino, todas estas funciones son necesarias no solo la presencia de calcio sino la cantidad adecuada. En el metabolismo del calcio interviene la hormona paratiroides, la vitamina D y el fósforo.

El sodio

Como dijimos anteriormente es el principal mineral extracelular. Regula el volumen extracelular y por lo tanto el volumen plasmático, intervienen en la función neuromuscular y el mantenimiento del equilibrio ácido básico corporal, una situación hipo sódica puede ser gravísima, nos puede producir la muerte, especial atención deben tener los deportistas. El consumo de sodio en población general es excesivo, cuando hablamos de consumo exceso no solo hacemos referencia a la sal con la cual adicionamos nuestros alimentos sino a la cantidad de productos sólidos y líquidos que adquirimos que contienen grandes cantidades de sal.

El exceso de sodio está directamente relacionado con la hipertensión, saber que el exceso de sodio en nuestro organismo hace que eliminemos más calcio de nuestro cuerpo a través de la orina, muchos de los cálculos renales producidos por el calcio son consecuencia de una dieta rica en sal, es importante saber identificar que productos son salados y cuáles no. Esta situación puede conducir a la osteoporosis, el elevado consumo de sal se relaciona con el sobrepeso, aumenta el riesgo de diversos cánceres.

El magnesio

Este mineral aunque en menor cantidad tiene un papel muy importante, pues participa en diversas reacciones enzimáticas relacionadas en el metabolismo de los nutrientes, forma parte en la formación del hueso, también es importante en el sistema nervioso central y para la función cardiovascular. Participa en la función de la bomba de sodio/potasio que está directamente relacionada con el equilibrio hídrico del organismo.

El fósforo

Está directamente relacionado con el metabolismo de la energía. Hace de amortiguador en el equilibrio ácido básico y en la estructura de la célula. Una correcta absorción de fosforo dependerá de los valores de séricos y de vitamina D.

El potasio

Junto con el sodio participa en el mantenimiento hídrico normal, el equilibrio osmótico (es la permeabilidad de las paredes celulares) y en el equilibrio ácido básico. Regula nuestra la actividad neuromuscular, favorece el crecimiento celular, tanto es así que el contenido de potasio en el músculo se relaciona con la masa muscular y con el almacenamiento de glucosa en el músculo. Una hiperpotasemia como una hipopotasemia tiene consecuencias fatales para nuestro miocardio. La ingesta inadecuada de potasio se asocia con la hipertensión y arritmias cardiacas.

El equilibrio ácido básico

El equilibrio ácido básico hace referencia a la cantidad de sustancias unas ácidas y otras alcalinas (bases) que tenemos en nuestro organismo, el resultado de la compensación de nuestro cuerpo se conoce como Ph. Un Ph sanguíneo bajo indica mayor concentraciones de hidrógeno por lo tanto mayor acidez; por el contrario un Ph elevado significa alcalinidad. Es crucial para las diferentes funciones en nuestro organismo. Estas alteraciones pueden asociarse a diversas enfermedades, cambios en el estado hídrico.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: David Cerro +info
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado +info
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna. +info
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales +info 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *