SOBREPESO Y SALUD ARTERIAL

En la entrada del blog de hoy, quiero hacer referencia y poner en conjunto la relación de nuestro estilo de vida y su alimentación con las alteraciones clínicas.

Ya sabemos que los alimentos precocinados, las dietas desequilibradas, el sedentarismo, los hábitos tóxicos (tabaco, alcohol), etc, están detrás de muchas patologías y alteraciones metabólicas que derivan en enfermedades, empezando estas por el sobrepeso.

Hoy quiero profundizar y mirar un poco más allá, y desgranar algunos de estos procesos.

Cuando hablamos de la importancia de una dieta variada, lo hacemos por la necesidad que tiene nuestro organismo de las diferentes vitaminas, minerales, grasas saludables, proteínas e hidratos de carbono como fuente de energía que necesita nuestro cuerpo “a diario”.

Cuando usamos el término equilibrado, hace referencia a la proporción de ellos que necesita nuestro organismo y eso va en función de la edad, el sexo y el gasto energético de cada individuo (no es lo mismo un deportista que una mujer atravesando la menopausia o un adolescente comparado con un adulto mayor), por citar algún ejemplo.

Quiero añadir y hacer hincapié en estos dos ámbitos, pues es aquí donde reside la clave de la salud y la calidad de vida.

En cuestiones de equilibrio es importante conocer que calorías necesitamos y de que fuente las vamos a consumir. Los últimos estudios demuestran y se está observando que dietas ricas en hidratos de carbono ya sean integrales o no pueden llevarnos por el camino del sobre peso y la enfermedad arterial.

Voy a aclarar este concepto:

El organismo necesita glucosa para llevar a cabo funciones de energía en sí mismo, pero lo que es evidente es que si consumimos más cantidad de la que nuestro cuerpo necesita en ese momento se activa la lipogénesis (producción de grasas en nuestro hígado), con él el exceso de energía.

Para regular esto es importante saber la “carga glucémica” que contiene el alimento (es decir la cantidad de azúcar) y el índice glucémico (la velocidad con que la glucosa se absorbe en la sangre), para poder evitar estos picos de glucosa y así normalizar la formación de grasas por parte de nuestro organismo.

Está demostrado que la glucosa procedente de las legumbres, los tubérculos, la hortaliza y la fruta tiene menor índice glucémico que el cereal (arroz, pasta, cereales de desayuno, galletas, etc.). Por lo tanto es importante prestar atención a que es lo que nos está haciendo engordar.

Para terminar quiero decir que los diferentes tipos de grasas que gestiona el organismo es importante tenerlas reguladas y normalizadas, para conseguir evitar las enfermedades vasculares como la arterioesclerosis o la formación de placas aterogénicas, que es la primera causa de muerte en el mundo. Evitar la resistencia a la insulina, la inflamación y la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad LDL, es muy importante en materia de prevención.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: David Cerro +info
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado +info
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna. +info
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales +info 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *