CÓMO ABORDAR LA ANSIEDAD DESDE LA NUTRICIÓN

Hoy os quiero dar información nutricional sobre cómo abordar el estrés y la ansiedad desde la nutrición.

En la circunstancia en la que nos encontramos por causa de la pandemia actual estamos obligados a permanecer en nuestros hogares durante muchos días, quizás están siendo demasiados, a esta situación se añaden las cuestiones laborales y económicas que esta situación va a acarrear.

Gestionar esta situación no es fácil para nadie, sobre todo para las personas afectadas y sus familiares que desde aquí me quiero unir a ellos y mandarles un mensaje de ánimo y apoyo.

Cuando por causas de este encierro vemos alterada nuestra vida cotidiana, nuestra libertad de movimiento, sufrimos preocupaciones por nuestro puesto de trabajo, nuestro sustento económico. Esta situación de por sí genera ansiedad, además de ver el sufrimiento de nuestra sociedad y del mundo en general.

El propósito de este artículo es daros algunas claves o, si me lo permitís, algunos consejos sobre qué alimentos interactúan en la gestión de la ansiedad o el estrés.

Con este encierro estamos adquiriendo hábitos que no son los habituales en nosotros.

Las consecuencias psicológicas de una ingesta nutricional subóptima pueden aparecer antes que los signos físicos. (Hábitos irregulares y alimentos no saludables).

El sistema nervioso central está formado por el encéfalo y la médula espinal, que conecta con el sistema nervioso periférico extendido por todo el organismo.

El equilibrio entre los neurotransmisores implicados es muy sensible a nuestros hábitos alimentarios. Hay múltiples de ellos (serotonina, dopamina, adrenalina, acetilcolina, glutamato, noradrenalina). Todos y cada uno de ellos se sintetizan en nuestro organismo a través de la alimentación, por lo tanto una mala alimentación y hábitos erróneos hará que nuestro equilibrio mental y emocional se vea alterado.

Los nutrientes afectan en la salud mental de la siguiente manera:

  • Modulan la conexión entre el cerebro y el sistema nervioso
  • Los alimentos ayudan a sintetizar los neurotransmisores
  • Los macronutrientes (glucosa, grasas, proteínas) son fuente de energía para nuestro cerebro
  • Los nutrientes ayudan en la expresión genética Por lo tanto reducir los azúcares refinados y dulces conseguirá que la insulina y la glucosa en el plasma no tenga grandes fluctuaciones que nos pueden afectar a nuestro estado de ánimo.

La alimentación contribuye al estado de ánimo y a la sensación de bienestar, entran y salen de las células relacionadas con pensamientos, emoción y estrés.

Por todo esto, las dietas bajas en hidratos de carbono (arroces, pastas, frutas) puede influir negativamente en nuestro estado de ánimo.

Consumir grasas saludables (vegetales y animales) junto con unos valores de proteínas adecuados conseguirá los recursos necesarios que necesita nuestro cerebro para su normal funcionamiento. Por ejemplo, los omega 3 son “esenciales” en la salud de nuestro cerebro y lo encontramos en pescados azules, mariscos, etc.

Estos días, más que nunca, debemos cuidar nuestra alimentación.

¡Mucho ánimo!

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: David Cerro +info
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado +info
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna. +info
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales +info 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *