NUTRICIÓN Y ADOLESCENCIA

La adolescencia es una etapa emocionante pero también es desafiante en cuanto al desarrollo humano. Generalmente este periodo de crecimiento y formación comprende edades entre 12 y los 21 años de edad. Existen trasformaciones psicológicas, fisiológicas y cognitivas.

En la pubertad sucede un rápido crecimiento y desarrollo en el cuerpo, esto es debido a hormonas como la testosterona, la progesterona, los estrógenos (que hace que se desarrollen sexualmente).

En cuanto a cambios psicológicos se preocupan por su tamaño, su forma, es decir su imagen corporal. Les disminuye la confianza y el respeto por los adultos, sus compañeros y amigos generan gran influencia, tienen independencia social, emocional, en definitiva, les cambia la forma de razonar.

Estos son algunos de los cambios a los que se ven sometidos cuando atraviesan esta edad y, por lo tanto, sus hábitos nutricionales son muy importantes para que todos estos procesos se lleven a cabo con garantías y sin problemas.

Recordar que en cuanto a las reacciones fisiológicas, en el metabolismo del cuerpo siempre hay dinamismo, es decir, somos bioquímica pura. Para la formación de los huesos, de los músculos, la renovación de la sangre, incluso en los procesos mentales y desarrollo cerebral tienen una base nutricional muy importante porque sin nutrientes, sin sustratos el cuerpo no pueden llevare a cabo sus funciones.

Por citar un ejemplo, un niño de 14 años con un peso de 50kg y una actividad física activa necesita un gasto energético entorno a las 3.000 kcal, las necesidades energéticas varían en función a la velocidad de crecimiento. 5 niños de 14 años no tienen la misma altura y su velocidad de crecimiento es diferente, por lo tanto sus requerimientos son diferentes.

Utilizando el mismo ejemplo, este niño de 14 años tendría unas necesidades de proteínas de 0,85 gramos por kg de peso al día.

Se debe prestar especial atención a los hidratos de carbono, las grasas esenciales que necesita (grasa vegetal, grasa animal), vitaminas (la vitamina D, el ácido fólico, etc.), minerales (como el calcio, el hierro, etc.).

Debemos fomentar en ellos estilos de vida saludables, (según la OMS, los niños y los adolescentes deben tener 60 minutos todos los días de actividad física de moderada a vigorosa), fomentarles la comida natural, sana y evitar los alimentos procesados, los zumos envasados, los dulces y la bollería.

Al final la salud de nuestros adolescentes y su crecimiento es un área más que importante y que hay que tener en cuenta. Con la salud de nuestros niños y adolescentes no se juega pues son lo que más queremos.

Además los hábitos y las costumbres que adquieren desde edades tempranas, normalmente, les suelen acompañar o les marca para la vida adulta.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: David Cerro +info
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado +info
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna. +info
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales +info 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *