NUTRICIÓN Y SOBREPESO

El peso del cuerpo humano se compone de huesos, músculos, órganos, líquidos corporales y el tejido graso.

Con el crecimiento, el desarrollo, la actividad física, el sedentarismo, etc. se producen variaciones en ellos y, por lo tanto, en el peso total.

El control de estos componentes y su equilibrio se lleva a cabo mediante mecanismos neurológicos, hormonales, químicos que, junto con el polimorfismo genético, equilibran el aporte y el gasto de energía dentro de unos límites.

Existen diferentes gastos metabólicos:

  • el gasto metabólico basal que equivale a un 70% de la energía total que necesita nuestro organismo y es la energía que necesitan nuestros órganos, nuestra respiración
  • el gasto termodinámico de los alimentos que es la energía que necesitamos para realizar las digestiones y por último
  • el gasto por actividad física, trabajo activo o sedentario, ejercicio físico, las escaleras de casa, etc.

El control de nuestro peso es un mecanismo interno complejo donde intervienen neurotransmisores cerebrales como noradrenalina, dopamina, serotonina, orexina, etc. También intervienen hormonas intestinales como las incretinas, glucagón, insulina, leptina, resistina, grelina, etc. Estas son algunas de las sustancias que genera el cuerpo para regular nuestro apetito, saciedad y control del peso. Cada una de estas sustancias tiene una función específica, por lo tanto, el organismo lleva a cabo una serie de reacciones bioquímicas y metabólicas complejas para mantener la homeostasis (equilibrio).

Al final lo que podemos controlar es la ingesta de calorías y nuestra actividad física, dar a nuestro organismo los nutrientes que necesita  y, a través de estas acciones, regular nuestros depósitos de energía en forma de grasa que, a veces, tenemos en nuestro cuerpo.

Es importante destacar que la falta de sueño, estrés y ritmos circadianos trastocan los mecanismo de regulación endocrina.

La actividad física insuficiente es un factor importante ya que existe evidencia científica de que la microflora intestinal tiene relación directa con el equilibrio calórico en el cuerpo.

La genética también se considera un factor importante en la regulación calórica.

La inflamación que conlleva el sobrepeso tiene alteraciones en el mecanismo endocrino y nos predispone a un mayor riesgo de diabetes tipo II y otras enfermedades.

Por tanto, el sobrepeso no sólo es una cuestión de estética, es una cuestión de salud porque se ve incrementado el riesgo de sufrir diferentes enfermedades como las vasculares, la diabetes II, ciertos tipos de cáncer e incluso artrosis por exceso de peso en la articulación.

Por lo tanto abordar el equilibrio calórico, vigilar los nutrientes que necesita nuestro cuerpo y hacer hincapié en la actividad física son unos de los ejes para abordar el desequilibrio metabólico.

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Información básica sobre Protección de Datos

Responsable: David Cerro +info
Finalidad: Moderar los comentarios a los artículos publicados en el blog. +info
Legitimación: Consentimiento del interesado +info
Destinatarios: No se comunicarán datos a persona u organización alguna. +info
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. +info
Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales +info 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Acepto la política de privacidad *